miércoles, 25 de junio de 2008

RECUERDOS

Haciendo mención al nombre del blogger, comento algunas anécdotas de mi vida;
Cuando tenia unos 6 o 7 años iba a recoger pelotas de los jugadores de tenis al Grupo de Covadonga pues lo tenia al lado de casa (cuando el Grupo estaba entre la calle Ezcurdia y Emilio Tuya ) , luego cuando los jugadores se duchaban y salían me daban una propina de una peseta o incluso un duro, una fortuna por aquellos tiempos para un crío como yo .
Otra de las anécdotas que recuerdo ahora, es que viviendo tan cerca de la playa de San Lorenzo me pasaba gran parte del día en ella, jugando y ayudando a montar las casetas de playa para los bañistas ,por lo que también recibía alguna que otra propina. En cierta ocasión me "limpiaron" las sandalias por lo que tuve que ir para casa descalzo con la consiguiente regañina de mis padres . Otro día que iba también para la playa, mi madre me aconsejo que cuidase las sandalias no me pasase lo que la otra vez. Llegue a la playa, me descalce y enterré las sandalias con la arena para que no me las "limpiaran" , pero cual no seria mi sorpresa que cuando fui a buscarlas a la hora o hora y media aquello estaba tan lleno de casetas que no sabia donde las había enterrado, por lo que tuve que ir otra vez descalzo para casa y esta vez con el consiguiente castigo por parte de mis padres . La poca edad que tenia unido a lo tonto que en aquella época era.

8 comentarios:

R.M dijo...

Me alegro de ke hayas empezado a poner tus anecdotas ke tienes muchas muchas y todas dignas de ser narradas. Felicidades, papi. Te sigo leyendo y espero impaciente la ke tu ya sabes jejeje.
Besinos

Vanesa dijo...

yo tambien me alegro de que por fin comiences las anecdotas tan interesantes que tienes que contar y que son tan interesantes. Espero que cuentes tambien las mas comprometidas jajaja.... Felicidades papá. Besos

Ana dijo...

Alfredo, me he llevado una alegría al ver que de nuevo te has puesto a escribir. He abierto varias veces el enlace de tu blog y nada...pero hoy por fin veo que has escrito y me quedo maravillada...de tus palabras, del amor tan grande que transmites, de la gran persona que tienes que ser para querer de esa manera. La vida a veces se hace un poco dura pero tambien nos ofrece mucho. A ti te ha ofrecido una gran familia y una mujer maavillosa que ha tenido la suerte de tenerte como compañero y que estará presente en todo lo que hagais, y allá dónde esté se sentirá gozosa de haber sido amada con la intensidad que tú lo has hecho.Un beso.

Riesgho dijo...

Ya tenemos la primera anécdota, y veo que empiezas suavecito, jejeje. Perocuendo en cuanto narres por aquí las otras vas a ser el "Abuelo batallitas" de la red. En plan bien, eh? jejeje
Ya ves que con internet, no hay distancias. Muchos besos y nos vemos a mi vuelta...

Susana dijo...

Me asmo a tu blog de la mano de tus hijas que son unos soletes. Qué alegría da encontrar a nuevos "blogueros", sobre todo como cuando en tu caso sois toda una familia de blogueros modelo de valentía y de autenticidad. Un abrazo a todos.

R.M dijo...

No creo ke nadie pueda pensar ke eras tonto, teniendo en cuenta ke eras muy pequeño. Bastante bien te buscabas la vida, ke con una cosa y con otra siempre tenias algun dinero para gastar. Suelta tu a algun niño de ahora con seis-siete años por la calle, a ver ke hace. Desde luego ir a ganar un duro, no.
Besinos

Anónimo dijo...

Me parece una anécdota de lo más tierna y tambien divertida. Si hay más las espero con impaciencia.

Mª Carmen dijo...

Yo también espero tus historias que nos transportan a una época no tan lejana...en que perder las sandalias era perder las sandalias!!. No era perder las sandalias azules...y tengo unas verdes, y unas amarillas y...

Sólo una cosa:QUEREMOS MÁS ANÉCDOTAS.

Bicos familia!!!

Mis visitas: